Solana Restaurante: casta, producto y creatividad

Escrito por:

Fecha: 21 septiembre, 2014

Comparte este post

Solana Restaurante

Dirección: La Bien Aparecida, 11. 39849 Marrón-Ampuero (Cantabria)
Teléfono: 942 676 718
Tipo de cocina: tradicional con toques creativos
Precio de la experiencia: 90.25 € por persona

Preciosa tierra de Mar y Montaña

Con Jose nada es casual, todo está planificado y organizado. De este modo iniciamos nuestra ruta veraniega por Cantabria, con una reserva concertada para cada día en los sitios recomendados por nuestros amigos cántabros. Buscábamos el alivio de su temperatura moderada y el bocado sabroso de esta preciosa tierra de Mar y Montaña.

Entorno de Solana en Ampuero (Cantabria)

Primer destino: la Solana en la umbría

Salimos de Madrid para llegar a comer. “Pelín” retrasados, llamamos para advertir la tardanza: “sin problemas, aquí les esperamos”. Y al llegar, allí estaba nuestra mesa junto al gran ventanal. Preciosas vistas a la ladera de verde pasto y vacas paciendo. Esto veníamos buscando: entorno de paisaje ganadero, lluvia débil e intermitente, casi no moja, no hace frío, perfecto.

Nuestra mesa estaba libre pero era la única vacía en un segundo turno de comidas. Tampoco es casual este acomodo: gracias Isaac. Y es que lo llenan a diario los clientes locales de la casa, los que vienen aposta como nosotros y los bilbaínos que acuden con frecuencia por la cercanía (y porque les merece la pena, claro).

Sala llena de Solana en Ampuero (Cantabria)

Tercera generación dando de comer junto al Santuario de la Bien Aparecida

Ayudados por el GPS encontramos cerca de Ampuero el Santuario de la Virgen Bien Aparecida, patrona de Cantabria. Justo delante, una casa grande de piedra con un añadido más reciente: Restaurante Solana.

Tercera generación de restauradores Solana en Ampuero (Cantabria)

Ignacio e Inma Solana son la tercera generación que atiende a los comensales en esta misma ubicación. Nacho ha conjugado la raíz de su tierra y la cocina de su madre, con la creatividad de la tendencia actual en la cocina española. Conocimos al cocinero, quien nos preparó personalmente el “mejor steak tartar que he probado nunca” según Jose, lo verás más abajo.

Menú patagruélico

Elegimos el menú degustación, como solemos hacer cuando acudimos a un restaurante por primera vez. Además, un precio de 60€ en una estrella Michelín, es algo inusual a aprovechar. Aquí inserto un aviso a navegantes: es el menú más copioso y que más me ha llenado de los probados en mi vida. El número de platos puede ser incluso inferior a otros pero te sirven medias raciones que en mi pueblo pudieran pasar por enteras… Con decirte que Jose no cenó… (ni yo, pero si le conoces sabrás por qué lo digo).

Ignacio Solana nos prepara el Steak Tartar en su restaurante de Ampuero CantabriaEn dichos 60€ se incluyen dos aperitivos de bienvenida y siete medios platos, de los que los dos últimos son postre, así como unos petit fours de despedida. Te cobran aparte el pan, la bebida y el café. Pues bien, a esto sumamos nosotros media ración de “Caviar de Ampuero” y ellos la tarta de queso del postre (muy recomendada y recomendable), como decimos en nuestra zona una “fartà”.

Y sin más dilación, aquí tienes el Menú degustación….

Aperitivos de la casa:

Salmorejo en chupito y croqueta que le quitamos a mi madre. Tortilla de patata “regreso al futuro”

De los tres bocados dos son y parecen y el tercero no. Me explico: el salmorejo propio de las antípodas de Cantabria, estaba perfecto en cremosidad y acidez, muy bueno (dos sorbitos y “pa dentro”). Las croquetas de jamón perfectas en su textura cuasi licuada interior y crujiente rebozado (yo también se las quitaría a mi madre). Pero la tortilla ya anunciaba una especialidad: la patata frita troquelada como cilindro y ahuecada por un extremo, contiene una fina emulsión de huevo, aceite y patata: un bocadito (quizá ya no tan original) que sabe a una suave tortilla de patata sin parecerlo.

Salmorejo en chupito, croqueta que le quitamos a mi madre y Tortilla de patata "regreso al futuro" de Solana en Ampuero Cantabria

 

Pochas

Un par de cucharadas de pochas servidas en una cacerola del “hogarín” muy graciosa, acompañada de unas piparras o guindillas. Sin que pueda opinar de este plato yo con mucho recorrido, diré que a mi gusto estuvieron correctas pero no más. 

Pochas de Solana en Ampuero Cantabria

 

Caviar de Ampuero

Confieso que pedimos el caviar sin saber en qué consistía este recomendado plato: fé ciega en los consejos de nuestros amigos “tragones”. Resultaron ser unos pimientos verdes de temporada, fritos en un punto perfecto que respeta el excelso vegetal y ayuda a desprender su piel de una vez. ¿Sabes aquello de comer pimientos y que sepa a pimientos? Y de los buenos. A veces menos es más. 

Caviar de Ampuero de Solana en Ampuero Cantabria

 

Platos en medias raciones

Tartar de salmón rojo de Alaska con helado de pepino e hinojo simulando comerlo a “bajo cero”.

Efectista presentación del tartar sobre una fuente con rejilla de la que sale “humo frío” (la gasificación del nitrógeno líquido). Con base en un buen pescado fresco bien cortado, construye Nacho un plato equilibrado por el helado de pepino que refresca la untuosidad del salmón. Aquí lo diferente es el helado, una pequeña variación sobre el tartar de este pescado que me persiguió durante todas mis vacaciones…

Tartar de salmón rojo de Alaska con helado de pepino e hinojo simulando comerlo a bajo cero de Solana en Ampuero Cantabria

 

Salpicón de la huerta falso tomate relleno de marisco.

De estética colorista y coqueta, el trampantojo de tomate contenía un “cocktail de mariscos” al más puro estilo setentero (me recuerda las bodas en el hotel de mis padres: siempre triunfaba este plato). Ojo, no vaya a sonar esta descripción a cualquier connotación negativa, al contrario. Me traslada a un tiempo feliz y se reconoce materia prima fresca. "Salpicón de la huerta" falso tomate relleno de marisco de Solana en Ampuero Cantabria

Steak Tartar

Según Jose “el mejor que ha probado nunca”. Tuvimos el honor de que el propio Nacho nos preparase el steak. Salió con su mesa auxiliar repeleta de todo lo necesario, como es un cuenco lleno de hielo, sobre el que descansaba otro menor en el que preparaba la elaboración. Primero la emulsión del aceite y demás líquidos, más tarde añadió la carne y el huevo para sazonar con el picante que cada uno quiso. A mí me gustó también, sólo que la carne estaba cortada en trozos menores de lo que yo creo adecuado.

 Steak Tartar de Solana en Ampuero Cantabria

 

Ventresca de bonito a la piedra de sal in-situ

Que no que no, que el lecho de sal carbonizada no se come… Más de uno lo ha probado y no me extraña ya hoy día los chefs siempre te sugieren: se come todo lo del plato… Casuística aparte, he de confesar que cada día me gusta más el pescado, será que su frescura, su melosidad, el respeto por su carne cocinada sobre este original carbón de sal especiado lo hacen distinto… “mamá: me gusta el pescado”. Ración generosa que va colmando mi “buche”. Ventresca de bonito a la piedra de sal "in situ" de Solana en Ampuero Cantabria

Carrillera de ternera de leche estofada al vino tinto

Vale, no es original, es un plato tradicional (de lo que hacen gala en esta casa). Pero que me vaya gustando el pescado no quita que sea carnívora con solera y reconozca una sabrosa, tierna y melosa carne de vaca frisona. Bueno, lo de frisona me lo chivó Ignacio… Muy muy buena. Y vamos llenando… Carrillera de ternera de leche estofada al vino tinto de Solana en Ampuero Cantabria

Postres

Vaya, menos mal que vamos de bajada, ya viene el dulce.

Huevo de corral

Me pareció entender que los postres son cosa de la concursante del primer Top Chef, Erika Domínguez. En ese caso, he de felicitarla por esta espuma de coco y nata, con helado del mismo sabor y yema de crema de mango. Bonito y bueno. Dulce sin empalagar. Huevo de corral de Solana en Ampuero Cantabria

Chocolate, manzana y menta

Sobre un lecho de chocolate blanco, una columna con base de granizado de manzana, fusta de helado de menta y capitel de virutas de manzana fresca. Parece uno de esos postres que desempalagan y limpian la boca pero el chocolate tira de tus papilas hacia abajo, anclándote en su viscosidad dulzona. No sé, no entiendo muy bien la combinación, es algo personal (adoro el chocolate pero no soy de blanco). Chocolate manzana y menta de Solana en Ampuero Cantabria

Tarta de queso

¡Esto es el colmo! Más que colmar rebosa mi capacidad estomacal. Pero que no se pierda la atención de lo verdaderamente importante ¡una tradicional tarta de queso es-pec-ta-cu-lar! Riquísima, densa casi sólida, pero tierna, suave y sabrosa. Un helado para aligerar el bocado compartido (más para él que para mí) Tarta de queso de Solana en Ampuero Cantabria

Golmajería

Siempre se aprende cuando sales de casa. A mí me gustan las palabras y he conocido una nueva para mí: “Golmajería”. La RAE lo presenta como sinónimo de golosina, vocablo propio de La Rioja. Y golosina se define como “manjar delicado, generalmente dulce, que sirve más para el gusto que para el sustento”. Y vaya que sí, dulces era el chupito de arroz con leche, la banana o plátano flambeado en apariencia y los cucuruchos de frutas del bosque, fresca la gelatina de gin-tonic. Lo que está claro es que no lo necesitábamos para el sustento y que gusto nos dio. Golmajería de Solana en Ampuero Cantabria

Los vinos no son su prioridad

Jose se pidió una copita de “Neige”, sidra de hielo del Canadá, mientras yo disfrutaba una vez más de las vistas a través del gran ventanal. No sé el porqué, pero necesito “ver lejos” y tener frente a mí despejado el panorama, si además es un campo de verdes laderas, mayor es el placer que siento.

Hablo de los vinos por boca de Jose. Algo que no le resultó cómodo, por muy moderno que parezca, es el consultar la carta de vinos en una Tablet. Su oferta no es muy extensa (para el nivel del restaurante) y por copas nos ofrecía únicamente un Rioja o Ribera de corte clásico y convencional. Luego supimos por Andrés Conde de La Cigaleña, que Ignacio no se complica con el vino porque pone su acento en la comida. Aun así, satisfechos con la armonía elegida para la ocasión: un riesling Foster 2009 Dr. Bürklin Wolf.

Lluvia suave ante el Santuario de la Virgen la Bien Aparecida Cantabria

Exhaustos pero muy satisfechos con la degustación de estos platos, hicimos una sobremesa sin sentir en momento alguno la prisa de los que recogen tarde. Ya sólo quedábamos nosotros y otra pareja que resultó ser del gremio: él cocinero de Casa Gerardo (Asturias) y ella Clara del Master Chef 1ª edición. El servicio de sala, aún en ausencia de Inma, ha resultado muy atento y profesional pero sin corsé, mejor. Han pasado todas por nuestra mesa con una u otra misión.

Empezamos muy bien nuestro periplo cántabro pero –“anda, vamos a dar un paseíto que ahora no hay quien coja el coche”-. Precioso entorno.

 

¿Cuántos Una Estrella Michelín conoces por 60€ menú?

NOTA para Óscar, además de Maralba, digo….

 

16 comentarios en “Solana Restaurante: casta, producto y creatividad

  1. Toni Grimalt

    Andaba impaciente yo esperando el comienzo de la narración de vuestro periplo cántabro. ¡Tenéis para meses, amigos! Excelente comienzo en un restaurante del que sólo he leído y escuchado valoraciones positivas. Si a ello sumamos este post y las fotografías que lo ilustran las ganas de visitarlo se multiplican exponencialmente.

    Genial relato con esos detalles que identifican a quien lo escribe, a su fiel compañero (me rio con aquello de «con José, nada es casual», o aquello otro de «con decirte que José no cenó»…

    Me resulta atrayente ese tomate con sabor a cocktail de marisco «setentero». Ciertamente un superclásico también en los 80 e inicios de los 90 seguido muy de cerca por el «melón con jamón», ambos deliciosos, he de confesar.

    Y, por último, a la pregunta final respondo: ¿Maralba, Bon Amb…?

    Digno de admirar por la cantidad de platos degustados.

    Abrazos

    1. Ana Juan Post author

      Pues fíjate Toni que comentábamos Jose y yo ¿cómo es que en Quique Dacosta hay muchos más pases y Toni no habla de la saciedad que nosotros sentimos en Solana?
      Algo evidente es la cantidad de cada plato, más abundnate en el caso de Solana, pero quizá sea algo más ¿no?
      Gracias, un abrazo colega

  2. Jon Ander

    Poco o nada que añadir. Para mi, Solana es la osti. He disfrutado como un verdadero chiquillo allí.
    Sigo pensando que rebajar un pequeño tanto por ciento la cantidad sería hasta de agradecer pero en el fondo creo que les encanta que salgamos con ganas de ponernos las zapatillas y hacer diez kilómetros de marcha para poder conciliar el sueño. Tengo la suerte de tenerlo relativamente cerca y espero y confío en visitarles un par de veces al año.
    Pues como siempre un maravilloso modo de contarnos lo vivido y esa envidia «nada sana» de esas fotos que jamás seré capaz de hacer.
    Un abrazo para ambos y a la espera de lo que falta, que no es poco.

    1. Ana Juan Post author

      (Léase imaginando un primer plano cinematográfico de Ana con un rectángulo tapándole los ojos para preservar su indentidad, la voz distorsionada…)
      Me llamo Ana y confieso que a la tarta de queso sólo le dí un «bocao»

      1. Aurelio G-M.

        Juas juas juas, qué bueno!

        No te había leído la respuesta y te acabo de preguntar lo mismo por el fb de Los Restauranteros. Obvíame…

        Y dígame Sra Tirón Juan: En el momento de dar ese único bocado… ¿no pensó acaso en la trascendencia que ese acto podría llegar a tener en el devenir del caso?

        1. Ana Juan Post author

          Precisamente, Sr. Fiscal, si sólo comí un «bocao» fue por evitar daños colaterales con mi explosión… Me declaro inocente
          jajaja

  3. craticuli

    Brillante comentario.
    Me resulta muy curioso la dualidad del menú. O preparaciones muy clásicas, o vanguardismo más que inspirado en platos contemporáneos de renombrados cocineros. La tortilla me recuerda a la patata de Arola, el tomate al de Dani García, el trampantojo del huevo emula al de Diego Guerrero pero sin “cascara de chocolate”.
    No hay más que leerte para corroborar la calidad del menú, aunque a decir verdad, conceptualmente no me termina de convencer.
    Un abrazo para todos.

  4. Ana Juan Post author

    Gracias Carlos.
    Habría que preguntar a Ignacio sobre el concepto de su menú. Pero me voy a mojar yo con una interpretación, como tal, muy subjetiva.
    Quiero creer que el nexo de unión entre elaboraciones es el producto de temporada, básicamente. Pero Nacho pretende que salgas de su casa habiendo probado el sabor de lo tradicional y su aportación de cocina más contemporánea. Por ello viajas al pasado y regresas al futuro, en un vaivén de platos bien cocinados, con un rico sabor atemporal o de todos los tiempos.
    Un fuerte abrazo.

  5. Fer B.

    Buena «fartá», sí señora. Ya es por todos conocidos el nivel de cocina de Solana pero lo transmites de fábula. Excelente experiencia y comentario… y fotoooooos!

    1. Ana Juan Post author

      Gracias Fer!
      Supongo que vosotros estuvisteis en vuestra visista a Cantabria, que los restauranteros anfitriones os debieron llevar.
      En ese caso, sabes bien de qué hablamos.
      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.