Bodegas Yuste, pura esencia de Sanlúcar

Escrito por:

Fecha: 22 Julio, 2017

La última visita de nuestro Tour

Reservamos la mañana del domingo, nuestro último día del Tour 2017 por el Marco de Jerez, para visitar la Bodega Los Ángeles de Yuste. Ese día dejamos Jerez y nos desplazamos a la cercana Sanlúcar de Barrameda.

Paco Yuste, emprendedor nato

Nos acompaña Gabriel Raya y me dice, “Paco es ante todo empresario”. Y me lo dice al ver mi cara de asombro al entrar a la Bodega Los Ángeles y observar que la bodega del siglo XIX convive y comparte espacio con otro negocio, con una discoteca. De las tres naves en torno a un patio central, una de ellas se utiliza como bodega y las otras como discoteca.

Patio central de Los Angeles de Bodegas Yuste en Sanlucar de Barrameda

La actividad empresarial de la familia Yuste se remonta a Manuel Yuste, abuelo de Paco (Francisco Yuste Brioso) y siempre ligada a la fabricación y venta de bebidas. En 1989 Paco emprende en solitario para gestionar la distribución de Pepsi Cola en la provincia de Cádiz y actualmente además en otras provincias andaluzas. Sus negocios están ligados a la distribución de bebidas, de alimentación, transporte, promoción inmobiliaria, ocio… y como no al vino.

División vinícola

La pasión de Paco Yuste por el vino, especialmente por la manzanilla, le lleva a adentrarse en distintas inversiones para cumplir así su sueño bodeguero. Son varias las pequeñas bodegas que componen Bodegas Yuste repartidas a lo largo y ancho del casco histórico de Sanlúcar.

Entrada a Los Angeles de Bodegas Yuste en Sanlucar de BarramedaSu aventura vinícola empieza en el año 1989 con la adquisición de la Casa-Bodega Santa Ana, de más de 150 años de antigüedad y que perteneció a la familia Rainera Pérez. Típica antigua casa de cargadores, patio central con columnas y bodega dentro de la casa. La orientación y las características físicas de la bodega permiten las condiciones ideales para criar en Santa Ana la manzanilla pasada La Kika. Se trata de su manzanilla más madura, embotellada con más de diez años de crianza biológica. Paco Yuste quiso que su mejor manzanilla se llamara como su madre Caridad Brioso, conocida como “La Kika”.

En el año 2011 adquiere la Bodega Los Ángeles, la que visitamos. Situada en el Barrio Alto de Sanlúcar, muy cerca de la plaza del Castillo de Santiago y de origen castrense. En esta bodega se cría la Manzanilla Aurora y las soleras del Conde de Aldama, uno de los mejores amontillados que he tenido la suerte de beber hasta la fecha. Aurora es una de las marcas históricas de Sanlúcar adquiridas a la bodega Pedro Romero a principios del 2016, junto con las marcas de brandies Pedro I y Punto Azul.

En el 2010 se adquieren las instalaciones de la Cooperativa de Miraflores construidas a mediados del siglo XX. En dicha bodega se cría la manzanilla fina que tras cuatro años de crianza comercializan bajo la marca La Montería.

Con la compra de Argueso en abril del 2016, Bodegas Yuste se convierte en el segundo operador, trás Barbadillo, en la zona de Sanlúcar y en uno de los referentes del Marco de Jerez. Uniendo a su extenso portfolio marcas tan conocidas como Manzanilla San León, la única manzanilla que no tiene nombre de mujer.

Viñedo propio

El viñedo recibe el nombre de La Almedilla y está situado a 8 kilómetros de Jerez de la Frontera, en el Cortijo de Espartinas que perteneció al Marqués de Domecq. Está calificado como Jerez Superior y dispone de 46 hectáreas de tierras de albariza, de las cuales 12 corresponden a viñas de más de 40 años de edad.

Viñedo La Almedilla de Bodegas Yuste

Además de este viñedo propio, cada añada compran el mosto de gran calidad producido en la Viña La Tula, situado en el famoso pago Balbaína.

Dependiendo de cosechas también seleccionan mostos de pagos muy concretos de viñedos singulares situados en Sanlúcar cercanos a la desembocadura del Guadalquivir de las cooperativas La Caridad y Covisan.

Sanlúcar tierra de la Manzanilla

La manzanilla es un vino generoso, blanco y seco elaborado con la variedad palomino y criado bajo velo de flor. La Manzanilla es un vino único en el mundo al que sólo se le permite su crianza en la ciudad de Sanlúcar de Barrameda. Por esta razón es conocida esta ciudad como la tierra de la Manzanilla.Manzanilla pasada La Kika de Bodegas Yuste en Sanlucar de Barrameda

Técnicamente la manzanilla y el fino son el mismo vino, pero la crianza exclusiva de la manzanilla en Sanlúcar y una serie de circunstancias le confieren y otorgan matices distintos.

La ubicación geográfica de Sanlúcar de Barrameda a la orilla del Atlántico en la desembocadura del Guadalquivir le otorga unos veranos más frescos y suaves que en Jerez. Ese benigno microclima favorece que el velo de flor no se pierda ni en verano ni tampoco en invierno, circunstancia ésta que si sucede en Jerez.

El conjunto de levaduras indígenas de las bodegas de Sanlúcar es distinto al de Jerez. En Sanlúcar se dan determinadas cepas específicas con más profusión y de todos es sabido que las levaduras son las que le otorgan el carácter a un vino.

Seguramente la combinación de estas dos circunstancias favorecen una crianza más longeva y provocan que el resultado final devengue en que la manzanilla tenga más volumen y un carácter más salino que un fino.

Aunque evidentemente hay finos y finos y manzanillas y manzanillas. Jejeje…

Vinos de Premio

Los vinos de Bodegas Yuste son reconocidos tanto por el público en general como por la crítica especializada.

Muestra de ello son los numerosos y prestigiosos premios recibidos en su corta andadura como bodega de expedición.

Amontillado y Palo Cortado Conde de Aldama de Bodegas Yuste de Sanlucar de Barrameda

Recientemente dos premios Trophy Winner 2017 de la International Wine Challenge de Londres. Mejor manzanilla a la San León y mejor amontillado, al Conde de Aldama.

Medallas de oro para la manzanilla Aurora y la manzanilla La Kika en la Sommelier Wine Awards 2017.

Sacristía AB, seleccionada por Antonio Barbadillo Mateos de entre las soleras de la Manzanilla La Kika. Mejor vino generoso de España 2017 según la Asociación Española de Periodistas y Escritores del Vino.

Y así un largo etcétera…

Visita excepcional

Tuvimos la suerte de que nos acompañase también Gabriel Raya padre, “una enciclopedia con patas” como jocosamente se refiere el hijo a su padre, por su profundo conocimiento de los vinos del Marco.

Atentos a las explicaciones de Gabriel Raya padre en Los Angeles de Bodegas Yuste de Sanlucar de Barrameda

Mientras catamos a pie de bota distintas soleras de la Manzanilla Aurora, el Amontillado Aurora y distintas soleras del Amontillado Conde de Aldama, nos va contando…

Un placer, una suerte y una oportunidad única escuchar tan didácticas explicaciones de un referente en el mundo de los generosos andaluces.

Catas a pie de bota

Para quienes no hayáis tenido la oportunidad de catar directamente de la bota os diré que es un auténtico privilegio. Ningún vino generoso sabe mejor que bebido directamente desde la bota, acabado de venenciar.

Interior de Los Angeles de Bodegas Yuste en Sanlucar de Barrameda

Empezamos con la solera de manzanilla Aurora de distintas botas con una crianza biológica media de entre 8 y 10 años. Distintas unas de otras, unas con la flor más patente, otras más punzantes, otras más sápidas… Pero siempre intensa, seca y salina.

Y seguimos con la solera del Conde de Aldama

El amontillado Conde de Aldama procede de soleras de 1740, por tanto estamos hablando de un amontillado elaborado con uva palomino procedente de un viñedo prefiloxérico.

El primer Conde de Aldama, heredó de su padre León Aldama y Raspaldiza unas soleras de amontillado ya muy viejo cuando tenía tan sólo 13 años. Cuentan que era un enamorado de este vino y era muy celoso tanto en su cuidado como en su consumo.

En 1894 llega la filoxera al Marco de Jerez y se empieza a arrancar todo el viñedo. Con el tiempo se descubre la resistencia a la plaga del pie americano y se procede a reinjertar las especies endémicas con el pie foráneo. Al Conde le pareció una atrocidad rociar sus soleras con los mostos procedentes de esas “nuevas vides”, así es que mandó sellar las botas con yeso, para no contaminarlas y que perdieran su esencia. Los Aldama eran una familia de fuertes convicciones religiosas y llega un momento en el que toda su familia profesó en órdenes religiosas, circunstancia ésta que llevó también al conde a ingresar en la compañía de Jesús. A partir de este momento este amontillado tuvo una crianza oxidativa estática, sin rocío periódico.Bodegas Los Angeles de Yuste. Tour Bojos Pel Vi Marco de Jerez

Estas soleras fueron pasando de mano en mano. Parte de ellas fueron compradas por Barbadillo para formar parte de sus espectaculares Reliquias y el resto llego a manos de Yuste quien comercializa el amontillado con el nombre de Conde de Aldama.

Como anécdota os contaré que el pasado febrero tuve la suerte de participar en una cata muy especial, una cata celebrada en el transcurso de la Experiencia Verema Valencia 2017. Una cata de amontillados y palos cortados presentada y dirigida por Pepe Ferrer, el embajador de los vinos de Jerez. Uno de los vinazos que tuvimos la suerte de probar fue el amontillado Conde de Aldama, una vez servido y catado fue capaz de arrancar el aplauso de todos los que allí estábamos.

Ámbar cristalino, límpido y brillante. Aroma intenso a frutos secos, flores marchitas, notas amieladas, licor 43, barniz y madera vieja. En boca es intenso y sabroso, salino y punzante. Profundo y largo, casi eterno. Uno de los mejores amontillados que he probado. Sin duda, uno de los grandes vinos del mundo.

Cata de embotellados

Después de la cata a pie de bota, pasamos a una sala de catas de techos altos profusamente decorada con motivos vinícolas, presidida por una gran mesa. Sobre ella, embotellados recientes de la gran mayoría de los productos que oferta Bodegas Yuste.

Embotellados de Bodegas Yuste de Sanlucar de Barrameda. Tour Bojos Pel Vi Marco de Jerez

Catamos: Manzanilla San León, Manzanilla La Kika, Oloroso Aurora, Palo Cortado Conde de Aldama, Pedro Ximenez Aurora, Ron muy viejo en rama, Ponche muy viejo en rama, Brandy Punto Azul Prestige, Brandy Punto Azul Heritage y Moscatel Añejo Pico Plata.

Productos todos de gran calidad y altura de entre los que es difícil destacar algunos, pero tal vez por gusto personal reseñar la manzanilla La Kika, una manzanilla llevada al límite de su crianza biológica. Potente, sápida y soberbia. También el Palo Cortado Conde de Aldama un prodigio de finura en nariz y de boca amplia y sedosa. El Ponche con un delicioso y fresco fondo balsámico y el exclusivo Brandy Punto Azul Heritage, del que solo hay 8 botas elaboradas con las codiciadas duelas de madera de Costa Rica marcadas con el punto azul, de nariz inabarcable y sedosa finura en boca.

Manzanilla Aurora. Saca unica en rama Bojos pel Vi de Bodegas Yuste en Sanlucar de BarramedaBota propia #BojospelVi

Desde la visita, los Bojos pel Ví tenemos bota propia en la Bodega Los Ángeles de Yuste. Se trata de una bota de la solera de la Manzanilla Aurora, la bota preferida de Gabriel Raya hijo y desde hoy también la nuestra.

Además hemos tenido la inmensa fortuna y condideración de que nos hayan hecho una saca de cuatro arrobas de esta bota. Esta saca ha sido embotellada como Aurora en Rama Saca Única Bojos pel Vi y a día de hoy todos los componentes de este grupo ya pueden disfrutar en sus casas de esta saca tan especial.

 

Y a media tarde, después de comer en el recomendable restaurante Avante Claro, emprendimos el regreso a casa tremendamente satisfechos de todo nuestro periplo, especialmente de esta visita que no creo que olvidaremos en muchísimo tiempo.

Muchas gracias a Gabriel Raya padre y especialmente al hijo quien hizo posible esta especial visita. Gracias por su consideración hacia nosotros dejándonos firmar su bota preferida y, ahora también un poco la nuestra. Y gracias también por hacer posible esa saca única #BojospelVi de la manzanilla Aurora embotellada en rama que nos permitirá prolongar en nuestro paladar la “Esencia de Sanlúcar”.

Foto de Grupo Bojos pel Vi en Los Angeles de Bodegas Yuste en Sanlucar de Barrameda

 

 

12 comentarios en “Bodegas Yuste, pura esencia de Sanlúcar

  1. Jordi H. Pérez

    Cuanta emoción en cada palabra; qué maravilloso post donde deleitarme rememorando esta maravillosa visita, donde gracias a tu ágil pluma (electrónica, eso sí) puedo sentir cada parte de ella y cada vino catado (debo reconocer que de todos no me acordaba) Donde puedo evadirme con una copa de nuestra manzanilla y olvidar mis problemas al volver allí de su mano.
    Muchas gracias Jose por tu esfuerzo y perseverancia en dejar tan grata constancia de lo allí vivido.

    1. José Ruiz Post author

      Muchas gracias Jordi.
      Gran parte del éxito de este estupendo Tour al Marco de Jerez de los Bojos pel Vi es tuyo. Y todo el éxito de poder disfrutar de unas cuantas botellas de nuestra bota a través de la saca única, gracias a tu perseverancia y organización.
      Un placer compartir este tipo de experiencias con vosotros, primero “in situ” y más tarde a través de este cuaderno de bitácora.

  2. Jon Ander

    Vamos que os lo habéis pasado de muerte. Que bien vives pero sobre todo….. que bien bebes. 🙂
    Sabes que en este caso la envidia es menor. Mira que no hay manera de que disfrute yo con este tipo de vino pero seguro que por allí algo habría para mi. Imagino la atención prestada a ese “enciclopedia con patas”. Pues nada, una más a anotar en el cuaderno de Bitácora. Un abrazo

    1. José Ruiz Post author

      Eso ni lo dudes, lo pasamos estupendamente. Y la verdad es que si, no nos podemos quejar, como ya te he dicho en alguna ocasión: “Vivimos y bebemos todo lo bien que podemos”
      Con los PX disfrutas mucho y son generosos andaluces. ¿Quién sabe si un día das el paso y disfrutas con un amontillado? 😉

      Otro abrazo para ti.

  3. Creixell

    Genial José!!, este artículo me ha transportado 25 a atrás, a maravillosas vivencias, no sólo gastronómicas y lúdicas, con mi personal descubrimiento de la inigualable manzanilla de Sanlúcar de Barraneda . Recuerdo que la manzanilla actuaba en mi, como un “catalizador de vida”… me hacía cantar, bailar reír, sentir, VIVIR!!. Me acogieron con tal cariño, que siendo yo catalana de l’Empordà, pude integrarme FELIZ!! con esta maravillosa cultura del Sur

    Gracias Jose por recordármelo!!, pues siempre he pensado que está deliciosa bebida que es la manzanilla, fue la responsable de mi vivencia, ya que cada vez que he vuelto, ha estado ahí para de nuevo deleitarme

    En fin, la próxima vez, gracias a este artículo, mi vivencia va a ser AÚN MEJOR!!. Espero que sea pronto.

    Un abrazo para ti y a los “BojospelVi”

    1. José Ruiz Post author

      Mira por donde, acabo de descubrir una forofa de la Manzanilla. Jejeje… 😉

      Totalmente de acuerdo contigo la Manzanilla es un vino que trasmite alegría y Felicidad. Y sí, la gente del Sur es muy acogedora y divertida.

      Muchas gracias María Lluisa por leernos y por comentar.

      Besos para ti y abrazos para Paco.

  4. Juan José Santos

    ¡¡Grandioso artículo, José Ruiz!!

    Emocionante y espectacular.

    Se me saltaron las lágrimas cuando, paseando por la bodega, entre botas, copa en mano, podía degustar, en el ambiente y aroma de esta maravillosa bodega sanluqueña, tanto el Amontillado como el Palo Cortado Conde de Aldama. Momentos, vinazos y vivencias, sin duda, para recordar durante toda la vida.

    Sin embargo, anoche y ahora de nuevo, leyendo tu crónica, de nuevo me estaba transportando a aquellos momentos de la mañana-mediodía de ese domingo 4 de junio de 2017. Fue auténticamente apoteósico poder disfrutar, tanto de las explicaciones de Gabriel Raya, padre e hijo, de catar de bota directa, vía venencia, de tantos y tantos maravillosos vinos generosos como degustamos, de poder catar las joyas embotelladas de Yuste: sus manzanillas San León, Kika, Aurora, Oloroso, Amontillados, los Conde de Aldama (PC y Amontillado), el ponche, el moscatel Pico Plata y aquellos maravillosos Brandies de 75 y 100 años de vejez media…

    Todo en un ambiente tranquilo, apacible, distendido, entre amigos y con la magnífica hospitalidad que Raya, padre e hijo, nos brindaron.

    El colofón, entre muchas vivencias inolvidables, fue el detallazo de “nuestra bota” de la Solera “Aurora #BojosPelVi”, el poder firmarla y, el poder posteriormente saber, que se nos iba a sacar y embotellar 4 arrobas de la misma, en una Saca Única #BojosPelVi… Para llorar de alegría, sinceramente.

    Muchas gracias por el enorme y esmerado trabajo de documentación así como, sobre todo, de plasmación y comunicación de lo que fue aquella irrepetible mañana de domingo. Una pasada.

    Un abrazo,
    Juanjo

    1. José Ruiz Post author

      Gracias a ti Juanjo por leernos y por tu completo comentario.
      Me alegra si mi post te sirve para recordar estos felices momentos que vivimos con la familia Raya en Los Ángeles.
      De acuerdo contigo, un auténtico privilegio poder firmar la Bota y tener nuestra saca de la misma.
      Otro abrazo para ti.

  5. JOSE GABALDÓN

    Madre mía!!!.
    Pero, tu ¿cuánto tiempo libre tienes?, jejejejejej.
    Fuera de coñas, menuda currada te has pegado, aunque sé seguro que las palabras fluían solas, cuando hablamos de una bodega de este tipo, es como si ella hablara a través tuyo. Tanto encanto, tanta grandeza y la cantidad de tesoros que encierra no se pueden quedar ocultos.
    Me llena de orgullo y satisfacción.
    Viva Honduras!!

    1. José Ruiz Post author

      Te aseguro que bien poco, pero eso si lo aprovecho muchísimo 😉

      Así es, cuando algo te emociona es fácil recordarlo con nitidez, además de con cariño.

      ¡Viva!

  6. Juan Jerónimo Pagán

    ¡Muchísimas gracias por tu artículo! puesto que es profuso en detalles, en la descripción de todo lo que vivimos y catamos. Además, refleja la emoción que sentimos y que impregnan estos vinos, pues son vinos que transmiten alegría, placer y te ayudan a reflexionar.
    Generosidad, sabiduría, amabilidad y familiaridad podrían ser algunas de las características de Gabriel Raya, padre e hijo. Se portaron con nosotros como si nos conocieran de toda la vida e hicieron que los que ya amábamos este vino, seamos aún más devotos. Razón por la cual no quería escribir estas palabras sin haber bebido una copita que me quedaba de una de las magníficas botellas de la manzanilla Aurora de “Bojos Pel Vi”. ¡Menos mal que aún me quedan tres!

    1. José Ruiz Post author

      Gracias a ti por comentar y gracias por tus palabras, aunque me parece difícil reflejar la emoción que vivimos. Fueron tres días intensos, de emoción desbordada y para mi como co-organizador (junto a Jordi H) de mucha felicidad al comprobar el disfrute de todos nosotros.
      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *