Château d’Yquem 2006: tocando el cielo

Escrito por:

Fecha: 12 octubre, 2012

Comparte este post

En nuestro viaje a Burdeos tuve la ocasión de catar Château d´Yquem de 2006, excelente vino dulce de la AOC Sauternes, del Distrito de Burdeos (Francia). Aquí os cuento mi experiencia y algo más sobre este vino y la bodega.

Cata

Amarillo dorado, límpido y brillante.

En nariz es sumamente complejo y definido, aprecio notas de pera en almíbar, albaricoque, orejones, flores de azahar, pétalos de rosa, recuerdos de piel de naranja y fruta escarchada, suaves avainillados, caramelo y aromas amielados, sobre un fondo ligeramente mineral.

En boca es sabroso, graso, pero delicado y elegante, su dulzura se ve compensada por una acidez muy presente, el equilibrio es adecuado y se deja beber en la actualidad, muy persistente y largo, casi eterno.

Seguramente ganará en complejidad y finura con el paso del tiempo.

Datos de Château d’Yquem 2006:

• Graduación alcohólica: 14º
• Variedades: 80% semillon y 20% sauvignon blanc.
• Crianza en barricas nuevas de roble francés durante una media de cuatro años.
• Periodo estimado de consumo: desde la actualidad hasta el 2050.
• Precio en la tienda visitada: 680 € la botella de 750 ml.
• Temperatura de servicio: en torno a 12ºC
• Armonías: foies, quesos azules, tartas de frutas y hojaldres.

Breve historia de la bodega

Desde finales del siglo XVIII fue propiedad de la familia Lur Saluces, cuyo Conde dirigió personalmente la bodega hasta que en el año 1996 el grupo multinacional francés LVMH compró la mayoría de las acciones aprovechando una disputa familiar. En la actualidad está dirigida por Pierre Lurton, también director de Chàteau Cheval Blanc. Desde la clasificación oficial de Burdeos de 1855 consiguió ser Premier Cru Supérieur.

Proceso de elaboración del vino

La finca dispone de algo más de 100 hectáreas plantadas aproximadamente en un 80% de semillón y el 20% restante de sauvignon blanc, sobre un terreno de una capa fina de arcilla arenosa, apoyada sobre una profunda capa de caliza. Este terreno está perfectamente drenado gracias a un sistema construido desde finales del siglo XIX.

La confluencia del río Garona y su afluente, el Cirón, propician el microclima necesario (niebla) para el desarrollo de la botrytis cinerea, hongo sumamente necesario para la elaboración de este tipo de vino, que concentra y deseca la uva. Se logra así un vino naturalmente dulce, es decir, tanto el alcohol como el azúcar provienen de la propia uva, nada de adiciones o encabezados.

La vendimia se prolonga durante casi dos meses, con un equipo muy numeroso de vendimiadores, que recorren todo el viñedo recolectando los granos uno a uno, solamente cuando están sobremaduradurados y afectos de botrytis. Esta operación se realiza desde un mínimo de seis hasta once o doce veces. Los rendimientos que se consiguen son tan escasos, que se suele afirmar que de cada cepa finalmente se consigue elaborar una sola copa. El vino permanece una media de cuatro años en barricas nuevas de roble francés.

El resultado final de tanto esmero es llegar a producir uno de los mejores vinos dulces del mundo, sino el mejor.

¿Nos cuentas tu experiencia con Château d´Yquem?


 

Un comentario en “Château d’Yquem 2006: tocando el cielo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.